Tomarnos una selfie no debería ser tan difícil, pero, todos alguna vez nos hemos sentido muy cómodos y atractivos y al momento de tomarnos una selfie parece que la cámara se convierte en nuestra peor enemiga.

En este artículo te compartimos algunos tips que te ayudarán a tomar una selfie. Solo recuerda, la mejor selfie es la que a ti te haga sentir cómodo.

La inclinación importa.

Intenta angular tus fotos como prefieras, desde arriba, abajo o desde alguno de los lados, o mantén el teléfono recto e inclina tu cabeza. Probablemente te sientas un poco raro encontrando el ángulo indicado, pero, una vez que lo encuentres notarás una diferencia radical en las fotos.

Los “ojos de selfie” juegan un papel esencial.

Cuando vemos cualquier fotografía automáticamente nos fijamos en los ojos. Así que trabaja en enfocar tus ojos, busca que siempre vean directo a la cámara.

La iluminación es crucial.

Ya sea que te estés tomando una selfie en un espacio cerrado o al aire libre, aléjate de la iluminación demasiado intensa, como los espacios completamente blancos o la luz directa del sol. Habiendo dicho lo anterior, asegúrate de que haya suficiente luz.
El mejor momento del día para capturar fotos en espacios abiertos es cuando el sol está más bajo en el cielo, justo antes del amanecer y justo después del atardecer.

Sonríe naturalmente.

Y un buen tip para esto es tomarse muchas selfies hasta que encuentres con que tipo de sonrisa te ves más natural. Pon tus labios de diferentes maneras, enseña los dientes, sonríe únicamente con los labios cerrados y después de ver las diferentes sonrisas que tienes descubre con cuál te sientes mas comoda.

Cuida el espacio.

Ya hay suficientes selfies tomadas en el coche, en una pared blanca, en el espejo de alguna tienda departamental. No necesitas tener el espacio perfecto pero si trata de conseguir un fondo interesante, utiliza tu creatividad para encontrar un fondo único.

Ten confianza en ti mismo.

Utiliza tu lenguaje corporal y muestra tu valentía. La confianza en uno mismo es algo que podemos cultivar y trabajar, así que sí en este momento no te sientes confiado, trabaja para conseguirlo. La confianza se refleja en las fotografías.

Conoce tu lado.

Físicamente es natural que nos sintamos más cómodos con un lado de nuestro cuerpo. Conoce tus ángulos y busca tu “lado bueno”. Tómate fotos de frente sonriendo y fijate que lado de tu cara se ve más feliz, si escoges ese lado para tus selfies, automáticamente te verás más alegre en las fotos.

Busca inspiración

Las selfies no tienen porqué ser siempre iguales. Utiliza redes sociales para inspirarte con diferentes poses, gestos, outfits e incluso fondos.

Edita tus selfies

No tengas miedo de utilizar herramientas para la edición de tus fotos. Juega con la luz, la calidez, la saturación de colores, utiliza filtros y encuentra los que más te favorezcan y/o te agraden.

Te compartimos estas apps que te pueden ayudar a editar tus fotos.

Ahora que ya tienes algunos tips para poner a prueba a la hora de tomar selfies, agarra tu cámara o smartphone y comienza a tomar fotos. Y recuerda, lo importante es que te diviertas y que tu te sientas cómoda con el resultado.