20 Bocadillos Saludables y Fáciles De Preparar, Para Niños

0
278

Los niños pequeños y preescolares pueden ser comensales bastante quisquillosos, de manera que es un reto encontrar bocadillos saludables que se ajusten a su gusto y sus necesidades nutricionales. A continuación verás 20 bocadillos saludables para niños que las madres ocupadas pueden preparar fácilmente.

1Quesadillas de verduras con queso

Puedes preparar este bocadillo rápidamente con tortillas compradas en tiendas o supermercados, mozzarella u otro queso viscoso, y vegetales picados, así como pollo o cerdo de sobra que puedas usar. Solamente prepáralo en el horno durante aproximadamente 5 a 10 minutos, y luego córtalo en pedazos pequeños.

Es una comida balanceada que es rica en calcio, proteína, vitaminas y minerales. También es una gran forma de hacer que los niños prueben diferentes clases de vegetales. Puedes usar calabacines, maíz, zanahoria, y preparar salsa de tomate rica en licopeno, la cual los niños pueden usar para darle más sabor a las quesadillas.

2Sándwiches de mantequilla de maní y plátano

Elvis Presley amaba estos sándwiches, y tus hijos los amarán también. Son ricos en proteína, y las bananas son ricas en vitamina B, vitamina C, potasio, biotina, manganeso, y fibra.

3Bastoncitos de verduras y hummus

Una forma de hacer que los niños coman vegetales, es servirlos con salsa para untar. Nunca sabrán que el hummus está hecho con garbanzos, los cuales son ricos en ácido fólico, hierro, y vitamina B6. También puedes untarlo en galletas sin sal, o volverlo un sándwich de pan pita.

El Hummus es fácil de preparar en una batidora, pero no hay problema si utilizas uno comprado en tienda o supermercado si estás teniendo una semana ocupada.

4Surtido de frutos secos

Puedes comprar surtidos de frutos secos preparados, o prepararlos por tí mismo. Simplemente combina diferentes clases de nueces y frutos secos, cereal de grano integral, rebanadas de banana y palomitas. A los niños les agrada la textura y lo crujiente, y las nueces son ricas en hierro, zinc, y magnesio. Puedes llenar un recipiente entero y servir una porción en una caja de botanas cuando necesites un bocadillo saludable y fácil de preparar.

5Yogurt

El yogurt es rico en calcio para fortalecer los huesos, y probióticos que ayudan a una digestión saludable. Puedes comprarlo incluso en prácticos envases, pero revisa el contenido de azúcar. Muchos de los yogures saborizados pueden contener hasta 28 gramos de azúcar refinada. Para una alternativa más saludable e igualmente conveniente, compra yogur puro y añade pedacitos de fruta.

6Batido de frutas y verduras

Encontrarás muchas recetas para batidos saludables que puedes preparar en minutos. Para mayor comodidad, corta las frutas y las verduras en porciones y congélalas en cubetas para cubos de hielo. Simplemente saca un cubo cuando lo necesites

Las bananas muy maduras congeladas y el yogur pueden hacer que el batido sea extra cremoso. También puedes servir el batido en una botella y guardarlo en el refrigerador una o dos horas antes de salir. Para el momento en el que tu hijo lo beba, ya se habrá descongelado para convertirse en un batido frío y refrescante.

7Waffles de grano integral

Puedes comprarlos en tiendas de alimentos naturales, y calentarlos cuando estés listo para un bocadillo saludable para niños. Sírvelo solo, o esparce queso para untar bajo en grasa o mermelada.

8Batatas dulces a la francesa horneadas

Introduce sigilosamente nutrientes sirviendo versiones más saludables de las comidas favoritas de tus hijos. Las batatas dulces (o camotes) son ricas en vitamina C, vitamina B, potasio, y fósforo. Hornearlas también corta la grasa. Prueba untarlas con salsa de tomate rica el licopeno, o servirlas con barritas de pescado.

9Nuggets caseros

Si bien los nuggets de tiendas son ricos en proteína, prepararlos en casa te permite controlar el contenido de sal, e introducir vegetales. Condimenta pollo molido con sal, pimienta, ajo en polvo y cebolla en polvo. En un procesador de alimentos, introduce zanahorias y calabacín hasta que estén finamente picados. Combínalo todo con un huevo batido y luego comienza a dar a la preparación la forma de nuggets. Recubre con harina o miga de pan y procede a freírlos.

Puedes congelar los nuggets después de prepararlos. Deja que enfríen antes de ponerlos en en el congelador, y úsalos en el plazo de una semana.

10Mini pizzas caseras

Puedes comprar pizzas congeladas listas para calentar y servir, pero es igual de facil comprar masa de pizza y armar tus propias pizzas con ingredientes listos para usar. Simplemente unta abundante salsa marinara (comprala en frasco, o prepara un lote grande de antemano y refrigéralo) y añade cualquier cobertura que desees. Queso, champiñones, vegetales asados, salchichas rebanadas, jamón, albahaca fresca… las posibilidades no tienen fin.

A los niños les encantará armar sus propias pizzas, y si lo haces en el hogar, puedes controlar el contenido de sodio y animarlos a que prueben diferentes clases de coberturas para la pizza.

11Sándwiches de atún

¿Qué podría ser más fácil que abrir una lata de atún y combinarla con mayonesa, manzana y apio finamente picados? Las verduras añaden un toque de dulce y los hacen crujientes. Sírvelos en pan de grano entero, y añade tajadas de queso, tomate y lechuga, y podrás tener una comida balanceada con proteína, glúcidos, y vitaminas. El atún también es rico en ácidos grasos omega-3, los cuales tienen un rol importante en el desarrollo del cerebro.

12Barras de granola

La granola puede ser una fuente saludable de proteína, fibra, y antioxidantes. Solamente asegúrate de leer los empaques: algunos poseen alto contenido de azúcar y grasa. Busca versiones más saludables hechas con nueces ricas en nutrientes y semillas como la chía, calabaza, o avena.

Muchas barras de granola están hechas para una porción de adulto (y recomendadas en las dietas diarias). Los niños pequeños y preescolares necesitan una menor cantidad para sentirse satisfechos, de manera que divide la barra de granola en dos.

13Muffins de calabacín

Puedes comprarlos o prepararlos tú mismo, o mejor aún, ¡prepáralos con tus niños! Muchas recetas combinan el calabacín con zanahorias o manzanas, de manera que tendrás una mayor cantidad de nutrientes en este bocadillo saludable y nutritivo. Sin embargo, estos muffins incluyen bastante azúcar y grasa, así que controla las porciones utilizando moldes pequeños de muffin o cortándolos en cuadritos pequeños.

14Pan de banana y grano entero

Este es un bocadillo sano, sustancioso y energizante. Las bananas son ricas en vitamina A y C, potasio y fibra alimentaria. El grano entero posee carbohidratos complejos, lo cual lo hacen una fuente firme y regular de energía (en lugar de una simple y rápida subida de azúcar… seguida de un bajonazo). Las nueces son ricas en grasas saludables, las cuales tu hijo necesita para crecer.

Sirve con mantequilla de maní o mermelada, o busca pan que ya tenga sabrosos pedacitos de fruta como el arándano o la uva pasa.

15Mini hamburguesas

Estas mini hamburguesas son sencillas de empacar en una lonchera como un bocadillo saludable para los niños, fácil de preparar. Puedes preparar las hamburguesas por tí mismo, e incluir sigilosamente vegetales finamente cortados como zanahorias y calabacines, o hacer una “imitación de carne” con frijoles o lentejas.

16Rebanadas de frutas o verduras horneadas

Pueden ser encontradas en muchas tiendas de alimentos naturales, estas son alternativas más saludables para tus hijos que darles un gran paquete de Doritos. Vienen en distintas variedades: batatas dulces, manzanas, bananas, y más, y son bastante crujientes y sabrosas.

Solamente fíjate en el contenido de sal y de grasa, y compra paquetes pequeños para control automático de porciones. Estos son estupendos por sí solos, o servidos con un sándwich para una comida rápida pero sana y sustanciosa.

17Rebanadas de frutas y queso cottage

La fruta crujiente y el queso darán un delicioso juego de texturas mientras satisfaces los requerimientos diarios de tus niños en vitaminas, minerales y proteína. Si a tu niño no le gusta el queso cottage, prueba con alternativas tales como: mantequilla de maní, chocolate, o cheddar derretido. Añade unos pedacitos de jamón, y tendrás un plato combinado ideal para niños. (Siente la libertad de dar un mordisquito y servirte una copa de vino.)

18Sándwich de ensalada de huevo

Los huevos son ricos en proteína, vitamina D, vitamina B12, aminoácidos, y nutrientes para el desarrollo del cerebro como colina y selenio. Simplemente parte huevos duros en rebanadas, combina con mayonesa y condimenta con sal y pimienta. Sírvelo con tostadas, galletas o chips de pita.

19Mini burritos o enchiladas

Transforma el pollo de chile o pollo asado que no usaste la noche anterior en un saludable bocadillo para los niños, fácil de preparar. Simplemente añade queso rallado y lechuga, salsa, y crema agria. Corta un burrito en tres y sujétalo con un palillo, para que sea más fácil de sostener para las manos pequeñas. También puedes envolver cada porción en papel aluminio, el cual tu niño podrá quitar fácilmente a medida que come este delicioso bocadillo.

20Tarta de manzana con yogur hecha en microondas

Esparce canela en rebanadas de manzana, melocotón y pera, luego pon la preparación en el microondas o en el horno. Cocina hasta que esté suave. Añade yogur. Esta tarta es más saludable que la tarta de manzana y el helado de vainilla, y mucho más sencilla de preparar en casa.

Tips inteligentes con respecto a los bocadillos

Fíjate en los tamaños de las porciones. Los niños pequeños y preescolares tienen estómagos pequeños, de manera que suelen comer poco, pero con mayor frecuencia. No cometas el error de darles grandes porciones 6 u 8 veces al día. Esto conducirá a obesidad infantil, especialmente si estás sirviendo comidas que tienen muchas grasas y carbohidratos.

No le des bocadillos a tu niño solo para distraerlo. Los bocadillos tienen la función de nutrir y alimentar, no la función de mantenerlo ocupado o para detener una pataleta. Si tu niño comienza a llorar o a hacer un berrinche, no asumas que quiere algo de comer. Pregúntate: “¿Tiene hambre, está aburrido, cansado, o sobreestimulado? Prueba antes ofrecerle un juguete, un libro o un abrazo.

Evita las situaciones que pueden conducir al atragantamiento. No permitas que tu niño coma mientras está recostado, gateando, o corriendo. Siempre sirve la comida en una silla alta o en una mesa. Esto no solamente es más seguro, sino también le enseña a tu niño pequeño o preescolar sobre hábitos apropiados a la hora de comer, y modales en la mesa

No conviertas la hora de comer en una batalla. ¿Tu niño se rehúsa a comer todos los bocadillos saludables? Mantén la calma y ofrecelos de nuevo en otra oportunidad. Los niños pequeños y preescolares pueden ser comensales quisquillosos, pero muy frecuentemente dicen “No” porque simplemente es lo que los niños a esa edad hacen. Están afirmando su independencia, pero eso no significa que no estarán dispuestos a probar la comida después, u otro día.

Provee colores y texturas variados. No sirvas sandwiches cinco días seguidos. Alterna los bocadillos saludables, de manera que tu niño se acostumbre a probar cosas distintas. Si te das cuenta que tiene una fuerte preferencia por cosas como pizzas o papas a la francesa, entonces sírvele algo con un vegetal de forma o textura similar. Será familiar para él, y lo motivará a salir de su rutina alimenticia. Un niño que ama la pizza también tiene probabilidades de probar una quesadilla, si le dices que tan solo es una pizza doblada en dos. O puedes ofrecerle barritas de pescado untadas en salsa de pizza.

Da buen ejemplo. Siempre recuerda que eres el modelo a seguir de tu niño. La mejor manera de hacer que consuma comida saludable es si él mismo te ve haciéndolo. Lo que es bueno para tu niño, es bueno para ti también. De manera que únete a él en el bocadillo y haz un compromiso de preparar comidas balanceadas desde el desayuno hasta la cena.

Prepara tanto como puedas por adelantado. Muchas de las ideas de bocadillos que dimos usan ingredientes similares como salsa marinara o vegetales rebanados finamente. Para ahorrar tiempo y energía en un día bastante agitado, prepara grandes tandas los fines de semana, y luego congélalas en bolsas de hielo predosificadas. Marca las bolsas con lo que contienen y el día en que las preparaste.

Haz que los niños se involucren. Los niños pequeños y preescolares se entusiasman con la idea de ayudar y “hacer cualquier cosa que la mami haga”. Déjalos ayudar mientras preparas un bocadillo, serán más propensos a comer lo que ellos mismos han preparado, y también puedes usar esto como una oportunidad para enseñar colores, formas y a contar. (Ejemplo: “¿Puedes pasarme tres rodajas de manzana verde?”)

¡Fija los hábitos alimenticios tempranos desde ahora! Es importante que hagas que tu niño pequeño o preescolar se acostumbre a comer bocadillos saludables, porque las preferencias en la comida generalmente se forman en las edades tempranas. Si siempre les das comida dulce o salada, el niño encontrará cualquier otra clase de comida insípida o aburrida. Si persistes en servirles bocadillos saludables, ellos crecerán amando las frutas y los vegetales debido a que eso es a lo que ellos estarán acostumbrados.

Estas ideas para bocadillos saludables y fáciles de preparar para niños pueden hacer mucho más fácil preparar comida deliciosa y nutritiva incluso cuando estás ocupado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here